fbpx
Rabbi Moshe Pitchon

Rabbi Moshe Pitchon

Reading the TaNaKh in the 21st century

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El Santuario del Silencio

Tener presente que nuestra existencia es parte de algo que nos trasciende, ser conscientes de que somos parte de una realidad que no hemos creado y que no controlamos, no es algo que nos venga fácilmente, ni algo que nos sintamos cómodos pensando. De hecho, incluso puede que hasta sea un pensamiento aterrador.

 

¿Podría ser esta la razón por la que, en su mayor parte inconscientemente, vivimos vidas muy ocupadas y compulsivas? Tenemos miedo de aburrirnos, siempre buscamos algo que hacer cuando no tenemos que trabajar. El entretenimiento, los viajes, la información inútil y las incontrolables conversaciones triviales llenan los huecos creados por la tranquilidad. ¿Cuánto tiempo de nuestras vidas es pasado en simple contemplación, ponderando silenciosamente nuestro papel y lugar en el universo?

 

Una pausa en la música no es falta de música, sino una parte integral de la composición. Como dijo Claude Debussy, “la música es el silencio entre las notas”.

 

Los libros de Éxodo y Levítico que contienen relatos detallados de la mayoría de los rituales del Templo de Jerusalén no mencionan ninguna forma de actividad verbal que acompañe a esos rituales. Todos los diversos actos de los sacerdotes se realizan en silencio.

El Templo descrito en la Torá es un santuario de silencio. La religión israelita eligió este Santuario del Silencio para permitir que el sentimiento de sobrecogimiento ante la santidad se apoderara de aquellos que venían al Templo.

 

Rosh ha-Shaná y Iom Kipur se llaman “Iamim Noraim”, “Días de Sobrecogimiento”, porque nos invitan a pensar en silencio sobre la trascendencia, la importancia y, sí, la precariedad y la vulnerabilidad de nuestra existencia.

 

Los humanos desafían la gravedad, suben a montañas rusas, se lanzan en paracaídas desde las alturas, esto y más, para sentir emoción. Los adolescentes dicen que esas experiencias son “impresionantes”.  Una experiencia inquietante, pero increíble

 

Los “Iamim Noraim”, son “Días de Sobrecogimiento”, días en los que se nos invita a “saltar” a lo que los místicos judíos llaman “el abismo”, el espacio del cual formamos una pequeña parte.

 

Comprensiblemente nos sentimos incómodos pensando en lo desconocido. ¿De qué nos serviría? Muchos de nosotros creemos que estas fiestas, son sólo días en los que nos decimos “hola” unos a otros.

 

La psicoanalista Karen Horney cuenta de un paciente suyo que cuando se le preguntó cómo estaba, respondió: “Si no fuera por la realidad, estaría bastante bien”.

 

Lo más cerca que nos acercamos a la realidad de nuestras vidas es presenciando un asombroso evento o viviendo vicariamente la actuación de otros.  

 

Si hubiera una sola razón práctica para observar Rosh Ha-Shaná y Iom Kipur sería la necesidad de devolver a nuestras vidas la capacidad de mirarnos a nosotros mismos. Sin el estorbo de los engaños y distracciones que nos proporciona nuestra cultura.

Este año Covid, aislados de los demás, nos ofrece la oportunidad de penetrar en un “santuario de silencio”, donde podemos sentir sobrecogimiento al contemplar nuestras vidas y gratitud por ser capaces de vivir un día más, una semana más, un año más.

 

Tizkú Le-Shanim Rabot. Que la vida de todos merite muchos años más.

 

El Rabino Moshe Pitchon es director del proyecto “Judaísmo en el siglo 21 (https://www.21stcenturyjudaism.com/) y de la Academia Meriane Albagli Geni Cassorla de Estudios Judaicos en línea (https://21stcenturyjudaism.learnworlds.com)

More to explore

Le Premier Jour Apres Rosh Hashanah

Le premier jour après Rosh Hashanah Le premier jour après Rosh Hashanah (3 Tishrei), est un jour de jeûne pour se souvenir

The Day After Rosh Hashanah

The First Day After Rosh Hashanah The first day after Rosh Hashanah (3 of Tishrei), is a fast day to recall the

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

shares